¡Cuéntame tus malentendidos!

¡Este es tu momento! 

Ahora puedes escribir tus historias personales sobre malentendidos culturales en España o Alemania. 

 ¿Cómo? 

Escribe tus historias - en español o en alemán - publicando un comentario en esta misma página. Debes especificar tu nacionalidad y en qué país te sucedió esa historia.


Todas los comentarios serán muy apreciados. 
¡Gracias de antemano por vuestra ayuda!


¡Diviértete! / Viel Spaß! 




Fuentes imágenes:

http://www.gifsanimados.net/datos/thumbnails/113/507.gif

12 comentarios:

  1. Española en Alemania:

    Viví durante algunos meses en Alemania, en un piso de estudiantes. En una ocasión yo y mi compañero de piso fuimos a visitar a unos vecinos estudiantes que vivían en la planta de abajo. En total nos juntamos seis personas bebiendo vino en la mesa de la cocina y charlando animados. De pronto, el móvil de uno de ellos sonó y lo cogió. Como la conversación estaba muy animada en ese momento, yo seguí hablando bajando un poco el tono de voz porque la persona al teléfono no había salido de la habitación. Los demás se callaron como tumbas, me miraron muy mal y me chistaron para que yo también me callara. Esto fue un choque absoluto para mí, que pensaba que lo correcto era seguir hablando en un tono más bajo. En España si te callas, significa falta de respeto hacia la persona que habla porque puede pensar que estás escuchando su conversación.

    Además de esto, creo que para los alemanes "hablar más bajo" no es lo mismo que para los españoles. En ese momento comprendí que, aunque yo intentara hablar bajo, para ellos seguía siendo un tono alto.

    ¡Ese día creí morir de vergüenza!

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  2. Exacto, Cris:

    Este es un malentendido intercultural en el que tú pensaste, desde tu "background" cultural, que respetabas la privacidad de quien hablaba al teléfono pero tus compañeros pensaron que no lo estabas haciendo. Pienso que este es un ejemplo de malentendido de RESPETO DE LA PRIVACIDAD Y EL ESPACIO PERSONAL. Los españoles somos mucho más abiertos en este sentido, mientras que los alemanes delimitan muchísimo su propia privacidad, como si fuera algo infranqueable y sagrado que hay que respetar en todas las personas. Tus compañeros estaban intentando mostrar respeto por su amigo y por eso no querían hacer ningún ruido que pudiera interferir en su conversación. Por el contrario, tú (como española) pensabas que si te callabas la otra persona podría pensar que estabas invadiendo su conversación privada al intentar escucharla y enterarte de lo que decía.

    Muy buena la aportación. Vielen Dank!

    ResponderEliminar
  3. Espanol en Alemania:
    Durante mis primeros meses en Alemania, mis companeros de trabajo intentaron hacerme una pequena introduccion a la cultura Alemana aprovechando un fin de semana de "Weihnachtsmarkt".
    Todo perfecto sino fuera porque la invitacion era para "Sonnabend"... Todo hubiese ido de maravilla si yo hubiese comprendido que "Sonnabend" quiere decir "sabado por la noche" y no "domingo por la noche".
    Imaginaos la cara de mis companeros de trabajo al lunes siguiente tras haberme esperado mas de una hora bajo la nieve!
    Al menos algo aprendi :)

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, Fran :) En fin... imagino que para ti no sería tan divertido al lunes siguiente.

    Este es uno de los tantos malentendidos lingüísticos que nos suceden cuando aprendemos una lengua extranjera que, obviamente, conlleva el aprendizaje de un contexto cultural que no es el mismo que el que adquirimos al aprender nuestra lengua y cultura materna.

    ¡Gracias por compartir tu historia en el blog! Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Buenas!

    Mi experiencia vital en Alemania se reduce a un mes en Bremen de curso de verano y varios viajes aquí y allá... Por lo demás, estudié dos años de en la universidad, y por ello tengo amigos que han vivido o viven en Alemania. De las anécdotas lingüísticas que me han contado, la que siempre recuerdo es la de una amiga que al principio no era capaz de comerse un kebab sin cebolla ("ohne Zwiebel")... ¡porque siempre lo pedía sin duda ("ohne Zweifel")!

    Tschüssss!

    ResponderEliminar
  6. Hola, Envergadura:

    Gracias por tu aportación al blog, la historia es muy divertida y... ¡nos podría pasar a cualquiera!. Seguro que tu amiga se vio muy frustrada al no poder comerse nunca un kebab sin cebolla, jejeje.

    Este caso no corresponde a un malentendido cultural, sino a una confusión de términos debido al cambio de posición de algunas letras en la palabra. Esto lleva a una confusión lingüística del hablante, quien ignora realmente cómo se dice la palabra "cebolla" correctamente.

    ¡Me ha encantado la historia! Seguro que me sirve para mi investigación. Gracias. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  7. Aquí va un malentendido lingüístico mío propio (en el oeste de Alemania):

    Durante los primeros meses de trabajo estuve teniendo un malentendido lingüístico a la hora de la comida con mis compañeros de trabajo. ¡Y yo sin enterarme! Empecé a observar que cuando un compañero estaba comiendo en la mesa de la cantina y se sentaba otro compañero en la misma mesa, este segundo daba dos golpecitos con los nudillos en la mesa y decía la palabra "Mahlzeit!" (comida) a lo que el que estaba sentado respondía siempre "Danke!" (gracias). Yo me daba cuenta de que aquella costumbre parecía ser un mecanismo de cortesía bastante común entre los alemanes, quienes sonreían cortesmente cuando realizaban aquel ritual.

    Estuve varios meses imitando aquel comportamiento y preguntándome por qué cuándo se sentaban a la mesa decían "¡comida!". ¡Ya sabíamos todos que lo que había encima de la mesa era comida!. Yo pensaba que era bastante descortés decir esa palabra, algo muy rudo y salvaje para mi punto de vista.

    Un día se me ocurrió buscar en el diccionario "Mahlzeit" y apareció como segunda definición y traducción al español "¡Qué aproveche!". Yo pensaba de toda la vida que "¡qué aproveche!" solo podía decirse "Guten Appetit!".

    ResponderEliminar
  8. Española en Alemania.

    Hola Mery! He estado pensando estos días y lo único que recuerdo es lo siguiente, espero que te sirva de algo!

    1. Un día tuve que explicar a unas profesoras alemanas que cuando los españoles nos encontramos a alguien al que hace tiempo que no vemos y decimos el típico: "Bueno, pues a ver si quedamos" o el "Luego te llamo", no implica que vayamos a quedar (y que probablemente se quede en palabras y ambos lo sabemos). Al contarles esto, se quedaron muertas, y me dijeron que nunca dijese algo parecido en alemán, porque probablemente un alemán saque la agenda y haga un hueco en la semana para quedar o se quede esperando tu llamada...

    2. Cuando me mudé de casa dije "Ich habe mich umgezogen", es decir, al hacerlo reflexivo, dije que me había cambiado de ropa en vez de mudarme de casa, y claro, no cuadraba mucho con el contexto...

    3. Una vez fui con dos profesoras a un restaurante español de "tapas"... Pero claro, como eran alemanas, me dijeron que no querían compartir, que cada una se pidiera lo suyo... Así que me tuve que comer un plato de sepia entera yo sola... jeje.

    De momento no se me ocurre nada más, espero que te sirvan de algo! Un besako!

    ResponderEliminar
  9. Hola :)

    Tus historias son como la vida misma. ¡Me encantan!

    1. Este es mi preferido :) Los alemanes suelen tomar todo al pie de la letra porque en su idioma lo que se dice en casi todos los casos conlleva una acción implícita, es decir, algo que hay que realizar para cumplir lo que se está diciendo (por eso piensan que los españoles solemos ser hipócritas al no hacer siempre lo que decimos). Moraleja: ¡Nunca digas a un alemán algo que no vas a hacer visiblemente! Ej: "Ya nos veremos", "Un día de estos tengo que invitarte a una cerveza!", etc.

    2. Este es un malentendido lingüístico en el que el hablante, por confusión con un término parecido en apariencia, utiliza una expresión que existe pero es errónea en el contexto. Esto crea confusión en los nativos que le escuchan.

    3. ¿Estas profesoras eran profesoras de español? Si es así, estaban muy poco informadas de la cultura del "tapeo", entonces sería un malentendido cultural en toda regla. Al sentarse a la mesa con personas de otras culturas suelen suceder situaciones como esta. Espero que te comieras tu sepia con humor... jeje.

    (Si me escribes en Facebook te agradeceré la colaboración personalmente. No sé por qué, en el blog no me aparece tu nombre y no sé quién eres jejeje)

    ¡Millones de gracias por la aportación! Besitos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Mery!

    Como ya sabes, estuve viviendo un mes Alemania y me encantó la experiencia. Pero el malentendido que te voy a contar no me sucedió a mí, sino a mi compañera de viaje (ya sabes quién es :D).
    Un día ella estaba hablando con un chico que acababa de conocer y estaban hablando de quedar algún día, pero cuando ella le dijo que sólo iba a estar allí dos semanas más, el chico se puso muy serio y le dijo que ya no le interesaba. Nos quedamos muy sorprendidas porque en España no nos importa que una persona vaya a estar solamente un par de semanas en nuestro país. Al contrario, aprovechamos ese tiempo para conocer a esa persona y pasarlo bien, ¿no? Mi pregunta es...¿por qué se comportó así ese chico?

    Espero que mi humilde aportación te sirva de algo para el TFM.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Leti:

    Gracias por tu comentario :) En entradas anteriores comenté el concepto de cercanía y lejanía, así como el del sentido de la privacidad. Estos dos temas son totalmente diferentes para la mentalidad de españoles y alemanes. En la cultura alemana el sentido de la privacidad es mucho más estricto que en nuestra cultura. Imagino que a este chico no le agradaría demasiado dejar entrar a una persona en su vida privada y que de pronto esta persona se marchara después de haber compartido algo íntimo o personal. Según mi experiencia en Alemania y mi investigación actual, creo que estoy en lo cierto si te digo que este era el problema. Además, a esto se añade el sentido exacerbado de lo práctico que derrochan los alemanes en todos los aspectos de su vida. Creo que para este chico no sería nada práctico comenzar una historia que no iba a tener posibilidad de continuar más allá de dos semanas. No era práctica ni le aportaba nada en su vida.

    Espero haber respondido a tu pregunta. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  12. Hace unas semanas una alumna quiso darme una historia propia sobre malentendidos culturales escrita de su puño y letra. Con su consentimiento la paso al blog tal cual me la dejó escrita:

    TIRAR DE LAS OREJAS - Una alemana en clase de español.

    "Cuando iba a la escuela, tenía un profesor muy simpático de Palencia. Un día, en mi 18 cumpleaños, mi profesor empezó a tirarme de las orejas sin decir nada. En Alemania si dices "te voy a tirar de las orejas" significa algo negativo. "Die Ohren langziehen" es una frase que significa "voy a reñirte, voy a castigarte". Yo le miré como diciendo: ¿Qué he hecho?. Yo no sabía que tirar de las orejas es una tradición española en los cumpleaños. En realidad, alguien de la clase le había dicho que era mi cumpleaños y para él fue normal tirarme de las orejas. Por eso: tirar de las orejas a un alemán es peligroso. Sin embargo, si se le explica primero que se trata de una tradición española, se le puede hacer. De hecho, creo que es una tradición divertida" :)

    ResponderEliminar